TROTAMUNDOS, RESPONSABLES DE PROPAGACIÓN DE COVID-19

Foto:@chanboox

Las mutaciones del virus revelan cómo se extendió realmente la pandemia.

Nueva York, 05 de mayo del 2020.- Muchas han sido las especulaciones que han surgido en torno al posible origen y transmisión del virus coronavirus y la consecuente pandemia, sin que hasta ahora se tenga una precisión al respecto, por ello mediante un mapeo, se da a conocer que los responsables de la propagación de la enfermedad fueron los trotamundos, señaló la revista Scientific American

Menciona que el mundo luchó por comprender cómo se propagó la COVID-19 durante los primeros cuatro meses de la pandemia, pero las secuencias genéticas del coronavirus reportadas por los laboratorios cuentan la historia real: cuándo llegó el virus a cada lugar y de dónde vino.

Comenta que las secuencias publicadas muestran que el virus saltó de un animal a humanos en China, donde se registró el primer caso, y los humanos se lo transmitieron entre ellos dentro de ese país, y luego las personas que viajan desde allí lo propagaron globalmente de persona a persona.

Por ello, puntualiza que el virus no había mutado significativamente al 31 de marzo de 2020. Entre sus descubrimientos, destaca que fue “el contacto humano el que creó la pandemia, no un patógeno que evolucionó salvajemente”.

Mapeando la propagación, señala la revista, la cual confirma acciones que podrían haberlo mitigado mejor, como pruebas más rápidas y amplias en China; prohibicion de viajes globales más estrictas y aislamiento de personas infectadas, así como un distanciamiento social más inmediato en todo el mundo.

Entre otros hallazgos, menciona que al menos dos o tres infecciones entrantes diferentes provocaron el brote extenso en el norte de Italia, no una sola fuente.

En los Estados Unidos, refiere que múltiples virus ingresaron al país desde diferentes lugares en distintas fechas, pero la mayoría de las secuencias en el estado de Washington están estrechamente relacionadas, probablemente comenzando con un individuo y extendiéndose de persona a persona, concluyo la revista Scientific American.

Con información de: Notimex