NIEGA CHINA HABER CREADO EL CORONAVIRUS

Foto: @LANACION

El laboratorio de biotecnología chino se ha convertido en el centro de una controversia mundial.

Pekin, 19 de abril de 2020. – Mientras el origen del coronavirus sigue siendo un misterio, la administración de Donald Trump no descarta la teoría de que se hubiera originado en un laboratorio de la ciudad de Wuhan, donde se detectó al primer infectado. Por primera vez, el Instituto de Virología de Wuhan negó cualquier acusación y ha calificado la teoría de “conspiración” diseñada para “confundir” a los ciudadanos.

El director del laboratorio de máxima seguridad de la ciudad China de Wuhan, acusado por medios de comunicación estadounidenses de ser la fuente del nuevo coronavirus, desmintió categóricamente las acusaciones.

Es imposible que este virus venga de nosotros”, declaró en una entrevista con medios de comunicación públicos Yuan Zhiming.

Según los científicos chinos, el virus pudo haber pasado de un animal al hombre en un mercado que vendía animales vivos en Wuhan, pero algunas teorías conspirativas afirman que el germen se propagó desde el Instituto de Virología de Wuhan, concretamente en el laboratorio P4, equipado para manejar virus peligrosos.

El instituto ya rechazó estas teorías en febrero y dijo que había compartido información sobre el patógeno con la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de enero.

Por lo que china está sometida a una creciente presión sobre la forma en la que gestionó la pandemia, mientras que Estados Unidos está tratando de averiguar si el virus se originó en un instituto de virología que posee un laboratorio de bioseguridad.

Estados Unidos y China, inmersos en un pulso geopolítico global, protagonizan un nuevo enfrentamiento en torno a la pandemia que golpea al mundo.

Situado entre colinas que rodean la ciudad de Wuhan, donde surgió el nuevo coronavirus, este laboratorio de biotecnología chino se ha convertido en el centro de una controversia mundial.

De acuerdo con el Washintong Post, la embajada de Estados Unidos en Pekín, después de varias visitas al instituto, alertó en 2018 a las autoridades estadounidenses de medidas de seguridad aparentemente insuficientes en un laboratorio que estudiaba coronavirus procedentes de murciélagos.

Horas antes, el presidente Donald Trump arremetió nuevamente contra China y advirtió que este país podría enfrentar “consecuencias” si fue “intencionadamente responsable” de la propagación del virus que se originó en Wuhan en diciembre.

Este domingo, Australia pidió por su lado una investigación independiente de la respuesta mundial a la pandemia de Covid-19, incluida la gestión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la crisis.

En tanto, la minsitra de Relaciones exteriores, Marise Payne, dijo que su país “insistirá” en una investigación que abarque la respuesta de China frente al brote de Covid-19 sugido en Wuhan.

Con información de: Milenio