¿SABES CÓMO USAR CORRECTAMENTE UN CUBREBOCA?

(Foto: Eneas De Troya)

Toluca, Estado de México; 28 de febrero de 2020.-

Los cubreboca, también conocidos como mascarillas o tapabocas, son un utensilio esencial para evitar la contaminación microbiológica emitida por la boca y la nariz.

(Foto: JEDIKNIGHT1970)

Usados principalmente por los profesionales de la salud para protegerse ellos mismos y a los demás de la propagación de enfermedades infecciosas que se transmiten por aire, fluidos corporales y partículas.

Durante el brote de una enfermedad grave, las autoridades sanitarias suelen recomendar al público en general su uso para protegerse, especialmente al estar presentes en grandes conglomeraciones de personas o en espacios cerrados con poca ventilación.

¿Cómo usarlos?

Los cubrebocas están diseñados para no quedar muy ajustados, al mismo que cubren por completo tanto la boca como la nariz.

Antes de colocártelo debes lavarte bien las manos, durante 20 segundos, con agua y jabón.

Tras usar una toalla de papel limpia para secarte las manos es necesario que revises que el cubreboca para buscar algún defecto, como agujeros ni desgarros en el material. Es necesario que este sea nuevo (sin uso) de la caja.

Coloca la parte interior del cubreboca lo más cerca posible de tu piel, el lado superior de estos suele tener un borde flexible, pero rígido, cuya finalidad es facilitar el moldeado alrededor de la nariz.

(Video: @wlsntsou.md)

Sobre el método de fijación, existen diferentes métodos:

  • Bandas para orejas. Tienen dos ligas o bandas elásticas ubicadas a cada lado. Pon una alrededor de una de tus orejas y luego la otra alrededor de la del otro lado, si son muy grandes para mantener el cubreboca pegado a tu piel puedes darle una vuelta a la liga sobre sí, amanera de “X” para un mejor ajuste, cuidando que estas no lastimen la parte interior de tus orejas
  • Bandas o correas corredizas. Estas suelen ser ligas elásticas, los cuales se colocan en la parte superior e inferior de la cabeza. Pasa la cabeza a través de la correa inferior y acomódala a la altura de tu mentón, coloca la segunda en la parte posterior de tu cabeza a la altura que sea necesaria para ajustar el cubre boca y asegurarte que este tape completamente la nariz y boca.
  • Cordones corredizos. Equipados con una liga elástica o un listón de algodón largo, colocados de manera corrediza en el borde del cubreboca, son los más fáciles de ajustar a cualquier tipo de cabeza. Para colocarlos retoman las dos formas pasadas, ya sea alrededor de las orejas o rodeando la cabeza. Dependiendo del sitio en el que se encuentren, estos deben amarrarse de uno o dos lados para unir las puntas. En caso de que sean cuatro orillas antes deberás unir con un nudo ajustado el primer par, este será el que coloques inicialmente –ya sea en una oreja o por la parte posterior de tu cabeza- para luego amarrar el segundo una vez que hayas ajustado el cuerpo del cubreboca sobre tu nariz y boca.

(Foto: es.wikihow.com)

¿Cómo quitarte un cubreboca?

Una vez que ha cumplido su tiempo de vida, por lo general son de un solo uso, los cubrebocas deben ser retirados con cierto cuidado.

Debes lavarte nuevamente las manos, retirando la pieza tocando solamente los bordes, las correas, los lazos, las ataduras o las bandas. Con esto evitas tocar la parte frontal, ya que podría estar contaminada.

(Foto: Eneas De Troya)

Tras retirarlos con cuidado, estos deben ser colocados en la basura, de preferencia dentro de una bolsa plástica bien amarrada; en caso de ambientes médicos, suele existir un cubo de basura específico para elementos de riesgo biológico como cubrebocas y guantes usados.

Al terminar vuelve a lavarte las manos. En caso de contar con guantes médicos antes de este proceso deberán ser retirados y desechados.

¿Qué son los respiradores N95?

Los cubreboca están diseñados con materiales que pueden bloquear partículas grandes, como gotas, chorros, aerosoles y salpicaduras (las cuales pueden contener virus o bacterias que pueden ser perjudiciales).

De acuerdo con la norma europea EN 149, estos se dividen en tres tipos: FFP1, ofrece una eficacia de filtración aproximada del 78 por ciento; FFP2 (n95), en torno al 92 por ciento; FFP3, eficacia del 98 por ciento.

En el caso de los respiradores N95, los cuales se encuentran en mayor demanda por el actual brote del virus COVID-19 (anteriormente conocido como coronavirus Wuhan 2019-nCoV), estos dispositivos son usados por profesionales de la salud. Estos sellan contra la piel y cuentan con un filtro de partículas que se propagan por el aire; sin embargo, la distribución de este tipo de tapabocas debe ser prioritariamente entre médicos que estén en contacto directo con pacientes.

*Con información de: Es.wikihow.com | Radioformula.com.mx