DECLARAN PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA HUMANIDAD CERÁMICA DE TALAVERA

Foto: @INAHmx

La UNESCO entregó al Gobierno de México el Certificado de Registro Binacional del proceso de fabricación de la Cerámica de Talavera.

Ciudad de México, 27 de febrero de 2020. – Audrey Azoulay, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), entregó este jueves al Gobierno de México el Certificado de Registro Binacional (México/España) del proceso de fabricación de la Cerámica de Talavera como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En un comunicado, se informó que el compromiso que implica la inscripción de la talavera en la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, fue retomado por la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, quien instó a implementar planes de salvaguardar que garanticen la sostenibilidad de todo el proceso, desde la fabricación y la dotación a los talleres de los recursos para su financiamiento hasta su comercialización, en beneficio de los portadores de esta tradición.

Durante una ceremonia oficial que se llevó a cabo en la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandra Frausto Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura, y el canciller Marcelo Ebrard Casaubon, recibieron el certificado.

Foto: @OthonGonzalezJ

Por su parte, Ernesto Ottone, subdirector general de Cultura de la UNESCO, recordó el intenso trabajo llevado a cabo el pasado 11 de diciembre, en Bogotá, Colombia, durante la 14ª Sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, para lograr la inscripción de la talavera en la lista representativa.

Además, mencionó que está de acuerdo con el impulso en los últimos años a candidturas multinacionales, “no solo porque nos interesa que los pueblos se unan, sino porque esa diversidad entre continentes enriquece la diversidad de lo que la UNESCO representa y el mandato que tiene”.

Debemos de comprender que el patrimonio inmaterial es un patrimonio vivo y los artesanos que hoy nos acompañan representan la salvaguardia de esa herencia que los Estados están comprometidos a sostener mediante políticas públicas y, sobre todo, porque nos permite soñar con la continuidad de este saber. Esperemos que cada vez que se presenten elementos tan fundamentales de las culturas de las naciones y de los Estados miembro de la UNESCO sea con este sentido de identidad de respeto, pero también con visión de futuro”.

Redacción