TÍA DE MARIO “N” REVELA CÓMO FUE LA DETENCIÓN DE LOS PRESUNTOS FEMINICIDAS

Foto: @porkestendencia

Irma Reyes, miraba la televisión cuando vio en la pantalla la fotografía de su sobrino y su esposa, a quienes días antes había albergado en su casa.

Tras la detención detención de Gionava y Mario “N”, en el municipio de Isidro Fabela, Estado de México, se han realizado una serie de declaraciones con las cuales “justifican” el feminicidio de la menor Fátima de 7 años de edad.

Irma Reyes, miraba la televisión cuando vio en la pantalla la fotografía de su sobrino y su esposa, a quienes días antes había albergado en su casa.

En un programa de noticias que informaba del secuestro y asesinato de la niña Fátima, de 7 años de edad, un caso que conmocionó a México y que desencadenó una inédita movilización policial para capturar a los responsables.

La fotografía que vio Irma era la de quienes, según la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, son los principales sospechosos del crimen.

Se trataba de Gladis Giovana “N” y Mario Alberto “N” sus huéspedes. Según contó en entrevistas la mujer a medios locales que miró a la pareja y con voz dura los confrontó.

“¿Qué hicieron?”, preguntó, pero solo hubo silencio como respuesta. Irma, entonces, le pidió a la esposa de su sobrino que ambos se entregaran, pero se neagaron.

Irma entonces volvió a encararlos: “Díganme la verdad, ustedes hicieron esa infamia ¿verda?”. La mujer relató que después de eso, su reacción fue aceptación.

Sin embargo, el gesto a la mujer, pero se repuso. “Lo estoy viendo en la tele, me van a decir mató a la niña”, insistió Mario “N”, acusó a su esposa. “Fue ella”, pero después confesaron que los dos asesinaron a la niña.

Ese fue el inicio de la captura de quienes en ese momento eran las personas más buscadas de México.

Irma salió de su casa, junto a un cerro en el municipio de Isidro Fabela, y pidió a un hermano que buscara a la policía. “Voy a entregar a Giovana y a Mario, ellos son los que están en la tele”, dijo.

La pareja trató de huir, pero en ese momento llegaron varios policías municipales, a quienes Mario ofreció 500 pesos, para que los dejaran libres.

Fue inútil. La pareja fue detenida por cohecho, y un juez ordenó después su captura por el secuestro y asesinato de Fátima.

La fiscalía capitalina anunció que solicitará la pena máxima para la pareja, que de ser encontrada culpable podría recibir una sentencia de entre 80 y 140 años de prisión.

Con información de: BBC Mundo