CHILE BUSCA RECUPERACIÓN Y CONSERVACIÓN DEL LAGARTO GRUÑIDOR

Foto: @conaf_minagri

El lagarto gruñidor recibe ese nombre por el sonido que emite producto de la expulsión violenta de aire.

En Chile, existen más de 30 mil especies nativas, varias de ellas en peligro de extinción como el lagarto gruñidor, que habita en la zona central del país, por lo que las autoridades buscan su recuperación y conservación.

Se busca que el Lagarto Gruñidor mejore su estado de conservación y para eso se está trabajando en un plan que incluya el control y mitigación de las amenazas que afectan a esta especie, a la vez que se entregue una protección efectiva”, afirmó Diego Riveaux, representante del Ministerio de Medio Ambiente en la Región Metropolitana.

Aseguró que “lo que buscamos todos es la conservación de la biodiversidad y aportar al desarrollo sustentable de la Región Metropolitana”.

El proceso para la propuesta del plan, está en su fase final y después iniciará una Consulta Pública donde cualquier ciudadano podrá presentar observaciones a la propuesta; luego pasará al Comité de Ministros para la Sustentabilidad y Cambio Climático, para su aprobación y publicación.

De acuerdo con un reporte del Ministerio de Medio Ambiente el lagarto gruñidor recibe ese nombre por el sonido que emite producto de la expulsión violenta de aire.

Los gruñidores se reconocen por el largo de su cola que alcanza a ser de 1.5 más larga que su propio cuerpo, además de su cabeza, que suele ser muy voluminosa”, señaló.

Foto: @yamilhuss

Refirió que existen cuatro tipos de gruñidores, tres de ellos en peligro de extinción: de Álvaro (P. Alvaroi), de Valeria (P. Valeriae) y de “El Volcán” (P. Volcanensis). Los dos primeros habitan en los bosques de robles y bosque esclerófilo cordillerano de la costa de las regiones de Valparaíso, Metropolitana y de O´Higgins, mientras que el último en la Región Metropolitana.

Destacó que el reptil es beneficioso para mantener el equilibrio de los ecosistemas naturales, por lo que su caza o captura está prohibida, pero no ha sido suficiente, por lo que se implementó el Plan Recoge.

En el Plan Recoge del gruñidor, en la Región Metropolitana, participa el sector público y privado, universidades e investigadores independientes y desde 2018 trabaja por encontrar estrategias óptimas para avanzar en un documento que ayude a que esa especie no desaparezca.

Con información de: Once Noticias