UNAM PARTICIPARÁ EN LA RESTAURACIÓN DE LA CATEDRAL METROPOLITANA

Foto:@NOTIRIVAS

El proyecto será realizado por el Instituto de Ingeniería y una compañía que contratará el INAH

Ciudad de México, 11 de febrero de 2020.- A casi dos años y medios de los sismos de septiembre de 2017, los trabajos de restauración en la Catedral Metropolitana, serán realizados por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además de una empresa que será contratada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), proyecto que se tiene contemplado realizar en un periodo de un año, sin embargo las obras de ejecución tardarán varios años más.

Dio a conocer, Antonio Mondragón, director de Apoyo Técnico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, quien señaló que las afectaciones a la catedral fueron catalogadas como grave, y no sea empezado con la restauración, aunque otra de las razones por las que no han comenzado ni con el proyecto es la falta de recursos.

Foto:@babubuita

“Necesitamos una empresa que pueda hacer contratos con montos importantes, con un equipo técnico y administrativo consolidado para el manejo de los volúmenes de obra tan grande”, dijo Mondragón.

El director, agregó a la Catedral, ya se le han invertido 54 millones de pesos, con el que se realizaron los primeros trabajos de estabilización, además incluirá el proyecto y la ejecución de la restauración.

Ya se hizo un trabajo de resane de fisuras, se hicieron inyecciones para recuperar los morteros que se pierden cuando hay movimientos; y se colocaron anillos de acero en las torres del campanario”.

Puntualizó, que uno de los restos son las afectaciones más visibles de la Catedral que con el desfasamiento de los sillares de cantería en los vanos de ambas torres- campanario, el agrietamiento de bóvedas y muros en los costados oriente, poniente y sur, la caída de las cruces que coronaban la torre poniente y la fachada del Sagrario Metropolitano; entre otros más.

Foto:@BeatrizpOrtega

El director de Apoyo Técnico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos, Mondragón advirtió que con los sismos hubo una serie de efectos que tienen que ver con la separación de algunas de las capas del enladrillado de las cubiertas.

Tenemos que analizar bien el estado de estos enladrillados para definir si se pueden mantener con una serie de inyecciones de morteros que recuperen la adherencia o si es necesario retirar para volver a colocar, esto ya son elementos de protección pero son fundamentales para evitar que haya filtraciones”, explica.

Por último, se tendrán que actualizar el diagnóstico del sistema de pilotes que tiene la Catedral, es decir los elementos de apoyo y de cimentación del edificio. Dado que es un sistema que se fue construyendo desde los años 70 del siglo XX, y se concluyó en los 90s.

Con Información de: El Universal