UNA BACTERIA DE LOS ÁCAROS ES LA CAUSANTE DE LA ROSÁCEA

Toluca, Estado de México, 04 de febrero de 2020

La enfermedad llamada “Rosácea“, que provoca enrojecimiento facial, aparición de venitas superficiales así como granos rojos inflamados, se asocia a un factor de crecimiento llamado CD31 y a una bacteria que vive en el ácaro Demodex, que se encuentra de manera permanente en la piel, así lo revela un estudio realizado por la Sociedad Mexicana de Dermatología.

En México, se estima que hay más de un millón de personas con dicho padecimiento, el cual se manifiesta en mayor proporción en personas de piel blanca, aunque las personas de piel morena no están ajenas a la patología.

De acuerdo con los dermatólogos, la rosácea se desarrolla por una bacteria que vive en el tracto digestivo de los ácaros Demodex, la cual se filtra en los tejidos de la piel, degrada el tejido y provoca la inflamación.

Esta enfermedad es más frecuente en mujeres, ya que se presentan tres casos del sexo femenino por un hombre, siendo la edad promedio de los pacientes entre los 30 a 50 años, pero puede haber jóvenes o adultos mayores de 60 que presenten rosácea.

Los síntomas son piel enrojecida, “venitas” en la cara, sobre todo en la zona de la nariz y mejillas, además de granos rojos que se parecen al acné, pero que se les llama pápulas rojizas y pústulas que tienen pus, las cuáles afectan la zona de la frente, el entrecejo, la nariz y mejillas.

En casos graves, el paciente presenta agrandamiento de la nariz, haciendo a este órgano “esponjoso” como si tuvieran un recubrimiento de cáscara de cacahuate. En estos pacientes se les ven los poros dilatados en la nariz y en los párpados presentan enrojecimiento como si todo el tiempo estuvieran dañados, se vuelven gruesos en particular donde están las pestañas y le salen escamas.

Actualmente hay tratamientos que ayudan a desinflamar, y cuando el caso es complicado se receta un ciclo de antibióticos y cremas, pero si es una circunstancia complicada como cuando se agranda la nariz, es necesario realizar una cirugía a fin de reconstruirla.