DAÑO GENÉTICO DEL TABACO SE REVELA EN LOS PULMONES

(Foto: Ed Schipul)

Más de 9 de cada 10 células pulmonares de fumadores tenían hasta 10 mil cambios genéticos adicionales

Londres, Reino Unido; 31 de enero de 2020.-

Un grupo de células en los pulmones de exfumadores podría explicar por qué dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer en este órgano; en estas, los niveles de mutación son similares a los encontrados en los no fumadores, quedando muy por debajo de los que todavía consumen tabaco.

Así lo revela un nuevo estudio, realizado en el Instituto Wellcome Sanger y el University College de Londres, en el que los investigadores descubrieron que las personas que han dejado de lado este hábito presentan células pulmonares genéticamente más sanas, en comparación con los usuarios actuales, revelando con esto los beneficios de abandonar el tabaco por completo y a cualquier edad.

En concreto, los autores secuenciaron el ADN de 632 células, observando el patrón de cambios genéticos en estas células pulmonares no cancerosas. Con esto encontraron que, a pesar de no ser tumorales en su totalidad, más de 9 de cada 10 células pulmonares de fumadores tenían hasta 10 mil cambios genéticos adicionales –mutaciones– en comparación con los no fumadores, y que estas mutaciones eran causadas directamente por los químicos del humo del tabaco.

Dentro del trabajo, publicado en la revista Nature, los investigadores encontraron que dejar de fumar podría provocar la reposición parcial del tejido pulmonar, por células que no han sido dañadas por la exposición al tóxico; “Esta es la primera vez que se demuestra que el pulmón puede repararse a sí mismo del daño genético causado por el tabaco”, explica a SINC Sam Janes, investigador del University College.

A manera de comparación, los científicos estudiaron a 16 personas: tres niños, cuatro no fumadores, seis exfumadores y tres fumadores actuales. Con ellos, confirmaron que al fumar el daño genético que ocurre en las células que recubren las vías respiratorias es extremadamente alto, aumentando rápidamente año tras año;

“Si se abandona este hábito no solo dejan de crecer las lesiones, sino que las células dañadas se podrían reemplazar por otras sanas, protegiendo al individuo de cáncer de en el futuro”, apunta Janes, añadiendo algo importante: “El mensaje clave es que debes dejarlo ya”.

*Con información de: Agenciasinc.es