A UN AÑO DE LA TRAGEDIA DE TLAHUELILPAN, SOLICITAN APOYO PARA IMPULSAR PROYECTOS TURÍSTICOS

Foto: @blogdelnarcomx

El incidente de aquel fatídico día vuelve a la mente de los mexicanos como un recordatorio doloroso.

Las risas y las bromas que inundaban el 18 de enero de 2019 a Tlahuelilpan cesaron en cuestión de segundos para dar paso a gritos de terror y tristeza. La explosión de un ducto no solo se quedó en la memoria de los habitantes, sino también en su corazón.

El incidente de aquel fatídico día vuelve a la mente de los mexicanos como un recordatorio doloroso de lo que pueda suceder cuando la necesidad y la ignorancia se mezclan.

Los datos oficiales hablar por sí solos: 137 muertos, decenas de lesionados y 194 menores que quedaron huérfanos.

La tarde del viernes 18 de enero de ese año, alrededor de las 14:20 horas, elementos del Ejército mexicano detectaron una toma clandestina de combustible en Tlahuelilpan a 13 kilómetros de la refinería de Tula.

Más tarde, a las 15:40 horas pobladores comenzaron a aglomerarse en la zona, señaló tres días después de lo ocurrido el secretario de Seguridad Pública, Alonso Durazo.

Videos publicados por testigos y periodistas que se encontraban en la zona daban cuenta de la llegada de personas en vehículos cargados de bidones y bandejas donde almacenarían y recolectarían el combustible que minutos más tarde alcanzó un chorro blanquecino de más de seis metros de altura.

Posteriormente, al primer pelotón de 25 soldados que detectó la toma clandestina, se le unieron otros 60 más, además de personal de la Gendarmería y Policía Militar; sin embargo, el bajo número de elementos poco pudo hacer para contener a los más de 800 pobladores que para entonces ya estaban en el sitio.

A las 18:20 horas, dos horas y 40 minutos después de que el Ejército detectara la toma, Petróleos Mexicanos cerró el ducto y detuvo el bombeo de hidrocarburo.

A casi un año de la catástrofe, el alcalde afirmó que aunque el robo de combustible continúa en “un cinco por ciento” en el municipio, el desempleo ocasiona que a pesar de la tragedia, mucha gente siga viendo en el robo de combustible una alternativa para subsistir.

El tema de las oportunidades sigue totalmente estancado en Tlahuelilpan, no podemos cumplir con nuestra verdadera función que es generar las condiciones para que los habitantes tengan empleo”, sostuvo.

En este sentido, solicitó apoyo al gobierno federal para impulsar proyectos turísticos que dejen mejores ganancias a la vocación de servicios de la demarcación.

Con información de: López Dóriga