LA TEMPERATURA CORPORAL DE LOS HUMANOS HA DISMINUIDO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Ciudad de México, 16 de enero de 2020

Cada año la temperatura corporal promedio de las personas cae en 0.004 grados, por lo que desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad, ha disminuido de 37 a 36,6 grados, así lo revela un estudio realizado por un equipo de científicos de la Universidad de Stanford.

La investigación señala que la razón de este enfriamiento es el desarrollo de la higiene y la medicina, que redujo la intensidad de la inflamación en los humanos.

Para comprender lo que está sucediendo con
la temperatura del cuerpo humano, los científicos estudiaron los datos
realizados en tres investigaciones, una con veteranos de la Guerra Civil de Estados
Unidos, otra realizada en Estados Unidos entre 1971 y 1975, así como un estudio
realizado 2007 a 2017, descubriendo que la temperatura promedio en la primera
muestra fue más alta que en la segunda, y en la segunda, más alta que en la
tercera. De estos datos se deduce que la temperatura debería haber disminuido
en aproximadamente 0.003-0.0043 grados cada año. La tendencia continuó incluso
después de que los investigadores tuvieron en cuenta el índice de masa
corporal, la altura, el género y la raza en sus cálculos.

Los investigadores confirmaron que las
personas se están enfriando gradualmente de generación en generación. Y dado
que esto no es un error del método o la muestra, creen que el punto es reducir
el nivel básico de metabolismo, es decir, la cantidad de energía que una
persona gasta en la vida cotidiana.


via GIPHY

Otra explicación de este descenso de la temperatura corporal es que ahora vivimos en un ambiente con temperatura. Creen que las personas a menudo comenzaron a enfriar las instalaciones para no sobrecalentarse, y esto puede afectar su tasa metabólica.

La segunda razón puede ser el estado de salud, ya que hace un siglo y medio, las enfermedades infecciosas eran mucho más comunes y la inflamación se desarrollaba con mayor frecuencia en el cuerpo humano, lo que requería energía y una mayor temperatura corporal.

Anteriormente, los científicos descubrieron
que permanecer en el frío cambia la composición del microbioma intestinal en
los mamíferos y contribuye a la pérdida de peso.