ESPECIALISTA ASEGURA QUE LAS ENFERMEDADES EN INVIERNO NO SIEMPRE REQUIEREN ANTIBIÓTICOS

Foto: @LafranciscanaF

Afirmó que antes de que los médicos receten antibióticos, existen otras herramientas para el tratamiento de estas enfermedades.

En esta época de invierno con frecuencia se presentan catarros y gripas que usualmente son tratadas con antibióticos; sin embargo, una especialista considera que los médicos deben tomar conciencia sobre prescribirlos de manera innecesaria.

La infectóloga Cecilia Hernández Fernández, jefa de hospitalización del Hospital Serna, afirmó que antes de que los médicos receten antibióticos, existen otras herramientas para el tratamiento de estas enfermedades.

Explicó que ejemplo de ello, es la aplicación de la vacuna anual contra la influenza, la cual debe aplicarse principalmente a personas menores de 5 años y mayores de 65 años, así cómo aquellos que padecen enfermedades crónicas como la diabetes, asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

También destacó que cerca del 70 por ciento de los resfriados que se presentan en la época invernal son de origen viral, que no requieren antibióticos.

Es decir, que lo que se necesita para este tipo de padecimientos es dar tratamiento sintomático, además de mantener un seguimiento al paciente para estar pendiente si hay progreso de la enfermedad y reconocer si en algún momento se necesita antibiótico.

Hernández Fernández señaló que el uso de antibióticos aumenta el costo para los pacientes que “al tratarse de una enfermedad de origen viral se puede tratar con líquidos, analgésicos y soluciones nasales, lo cual tiene un bajo costo en comparación con los antibióticos”.

Además, dijo, se debe tener en cuenta la resistencia antimicrobiana, la cual se presenta cuando las bacterias, virus, parásitos y hongos tienen la capacidad de mantener su crecimiento o viabilidad en presencia de un antibiótico que anteriormente servía para eliminarlos.

Aunque esto no es un riesgo directo para el paciente, sí es un peligro potencial, pues cuando una bacteria ya no es sensible o susceptible al antibiótico, el paciente tendrá que invertir más en fármacos y la enfermedad podría ser todavía más grave, indicó la doctora.

En la actualidad, la resistencia antimicrobiana cobra la vida de aproximadamente un millón de personas y se estima que para 2050 esta cifra será 10 veces mayor, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De acuerdo con la especialista, los antibióticos son recetados principalmente para contrarrestar infecciones respiratorias, gastrointestinales y urinarias; sin embargo, la mayor parte de estas afecciones son de origen viral por lo que la prescripción de antibióticos es innecesaria.

Con información de: López Dóriga