CONFIRMA EL INAH QUE TEJO DE ORO HALLADO EN LA CDMX CORRESPONDE A “LA NOCHE TRISTE”

Ciudad de México, 10 de enero de 2020.- A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), confirmó que un tejo de oro hundido hace 500 años en los canales de Tenochtitlan es un vestigio del expolio español durante la “Noche triste”.

Leonardo López Luján, director del Proyecto
Templo Mayor (PTM), explicó que, a pesar de la ubicación del hallazgo, al norte
de la Alameda Central, en correspondencia a la ruta de la fuga; y las
características propias del tejo de oro, la cuales coinciden con bastante
exactitud a fuentes históricas, se consideró necesario hacer nuevos estudios
con tecnología de punta para autentificarla.

Explicó que desde mediados de la década de 1970 se han efectuado estudios sistemáticos de la composición química de varias colecciones arqueológicas, poniendo énfasis en su contenido porcentual relativo de oro, plata y cobre.

Para asegurar el momento histórico al que
pertenece el lingote se hizo uso del equipo portátil bautizado como “Sandra”,
dotado de Fluorescencia de Rayos X (XRF), «una probada técnica multielemental
de alta sensibilidad, no destructiva, no invasiva y sumamente rápida».

Los análisis científicos confirmaron que este  tejo de oro corresponde a la huida de la isla, emprendida por Hernán Cortés y sus huestes el 30 de junio de 1520.

Hernán Cortés

Cabe recordar que tras la muerte de Moctezuma, los españoles huyeron en la llamada “Noche Triste“, ocurrida entre el 30 de junio y la noche del 1 de julio de 1520.

El tejo de oro fue hallado el 13 de marzo de 1981, durante la construcción de la Banca Central (Bancen), pesa 1.930 kilos y fue encontrado a 4.8 metros, por Francisco Bautista uno de los trabajadores (ahora fallecido), quien se encargó de entregarlo a los arqueólogos.

La composición del lingote es de 76.2 ± 1% de oro, 20.8 ± 1% de plata y 3.0 ± 0.5% de cobre.

“Más interesante aún es, que se localiza perfectamente en la región ocupada por nuestras piezas más tardías, las de la etapa VI (1486-1502 d.C.), y particularmente por las halladas en torno al monolito de la diosa Tlaltecuhtli, como es el caso de las ofrendas 122, 123,125 y 149. Lo anterior es significativo, pues el lingote habría sido fundido entre 1519 y 1520 d.C.”, detalló López Luján.

El especialista indicó que la ubicación del
hallazgo concordaba con el camino seguido por Cortés y sus hombres: el canal de
Toltecaacaloco; quedando sepultado, hasta que casi 460 años más tarde don
Francisco lo descubrió.

Otras de las conclusiones a las que se ha
llegado en torno al “tejo de oro”, es que fue elaborado entre noviembre de 1519
y junio de 1520, por los “plateros” de Moctezuma que residían en Azcapotzalco,
bajo la supervisión y los estándares de los conquistadores españoles. Se
confeccionó en las Casas Viejas de Axayácatl, fundiendo “un conjunto de joyas e
insignias de orfebrería mexica”, a una temperatura de 950° C.

El investigador del INAH, Leonardo López Luján, informó que el “tejo de oro” se exhibe hoy en el Museo Nacional de Antropología, “como dramático testigo material de la Conquista española y testimonio arqueológico único de la llamada ‘Noche triste’”.

lapieza es exhibida en el Museo Nacional de Antropología