CUESTA DE ENERO PROVOCA DEPRESIÓN

Foto:@CrComunicacion_

Cuatro de 10 personas experimentan un grado de depresión.

Toluca, Estado de México; 06 de enero de 2020.- Diciembre mes de regalos, comidas, festejos y vacaciones son muchos gastos y con ello la “cuesta de enero”.

De acuerdo con la especialista, Susana Salazar Gómora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI), señala que de cuatro de cada 10 pacientes que se atienden tienen cierto grado de depresión debido al efecto denominado “cuesta de enero”.

Foto:@Doritos_MX

Salazar Gómora, puntualizó que las personas que padecen depresión por la cuesta enero, es porque se excedieron en sus gastos, lo cual representa un hecho compensatorio que se traduce en la adquisición compulsiva de cosas materiales con la finalidad de evadir carencias emocionales.

La experta sugiere:

• No comprar artículos innecesarios, por el solo hecho de tener dinero extra durante la temporada.
• No adquirir deudas ni exceder el límite las tarjetas de crédito: ése es dinero que presta el banco.
• Administrar tiempo y dinero para utilizarlos en actividades y cosas que realmente se necesiten.
• Pasar tiempo de calidad con seres queridos; en caso de sentirse triste, acudir con un especialista.

El fenómeno de la depresión por la cuesta de enero, señaló la especialista se presenta tanto en hombres como en mujeres de todos los niveles económicos, pues tiene que ver con un evento real, con una pérdida, un divorcio, depresión amorosa o un despido laboral.

Foto:@OEMenlinea

Aunado a ello, Salazar, dijo que la depresión causada por la cuesta de enero también puede presentarse en los niños y las niñas debido a que se contagian del pesimismo de los adultos; entre los síntomas que se encuentran es el bajo rendimiento escolar, la hostilidad y el retraimiento.

“Si estos síntomas prevalecen por más de un mes, lo recomendable sería acudir con un especialista. Hay que subrayar que la depresión en niños también debe tomarse muy enserio”.

Salazar Gómora subrayó que no en todos los casos, tanto en niños como adultos, se puede catalogar como una patología, pues “sólo si experimentan una sensación de vacío permanente, o si carecen de metas o de esperanzas y si la tristeza es un común denominador de su vida, lo más probable es que exista un cuadro depresivo de cuidado”.

Con Información de: UNOTV