IRAQUÍES DESPIDEN A SOLEIMANI AL GRITO DE “EU ES EL GRAN SATANÁS”

Foto:@Milenio

Miles de personas participan en el cortejo fúnebre.

Al grito de “Estados Unidos es el gran Satanás”, miles de
personas participan este sábado en Bagdad en el cortejo fúnebre del principal
general de Irán, Qassem Soleimani y de líderes insurgentes iraquíes fallecidos
durante un ataque aéreo perpetrado por estadounidenses.

Los asistentes al funeral, la mayoría hombres con uniforme
militar negro, portaban banderas de Irak, respaldadas por Teherán,
extremadamente leales a Qaessem Soleimani. Asimismo lloraban la muerte de Abu
Mahdi al Muhandis, quien fue un destacado comandante miliciano iraquí, víctima
del mismo operativo.

Los ataúdes fueron transportados en camionetas blancas al barrio de Jadriya, en la zona Verde de Bagdadm donde se sitúa la embajada de Estados Unidos, escoltados por la multitud bajo una nube de banderas blancas de Hashd.

El primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, Hadi al Ameri,
jefe del grupo pro-Irán en el parlamento, Faleh al Fayyadh, jefe oficial del
Hashd, el exprimer ministro Nuri al Maliki y los líderes de las facciones
chiítas participaron este sábado en el funeral en la Zona Verde.

Foto:@MilenioTam

Los 10 cuerpos serán trasladados a Kerbala y Najaf, dos
ciudades santas chiítas, para las últimas oraciones antes del entierro de
Muhandis.

Mientras que el cuerpo de Soleimani será llevado a Irán,
donde será enterrado el próximo martes en Kerman, tras tres días de homenajes.

La marcha comenzó este sábado, en el templo de imán Kadhim,
uno de los sitios más importantes del islamismo chií. La multitud recorrió las
calles junto a los vehículos de la milicia en solemne procesión.

Los participantes, muchos de ellos llorando, cantaron al
unísono: “No, no, Estados Unidos” y “Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel”.

Irak, uno de los aliados próximos tanto a Washington como a Teherán, condenó el ataque que mató a Soleimani y añadió que es una violación a la soberanía. Se tiene previsto que el parlamento celebre una sesión extraordinaria este próximo domingo, pues el gobierno estaba bajo una creciente presión para expulsar a los 5.200 soldados asentados en la nación para ayudar a evitar la reaparición de Estado Islámico.

Con Información de: Milenio