SEGOB CONSIDERA CONTAR CON DATOS BIOMÉTRICOS DE TODOS LOS MEXICANOS

Foto: @apuchec

Esto para evitar robo de identidad de 117 millones de mexicanos, por lo que se planea gastar 600 MDP para adquirir el software y equipo.

El robo de identidad es un problema que se manifiesta sobre todo en el sector financiero, así como la duplicidad y los padrones falsos de programas sociales, obligan al gobierno a considerar contar con la información biométrica de huellas digitales, rostro e iris de todos los mexicanos.

De acuerdo con El Universal, la Secretaría de Gobernación (Segob) analiza licencias de un software especializado en esos tres datos biométricos y equipamiento para cumplir con el nivel de procesamiento y almacenamiento de información, arroja un informe clasificado como reservado y cuya fecha de desclasificación es el 29 de octubre de 2024.

Estos datos se vincularán a la Clave Única de Registro de Población (Curp) para conformar la base definitiva del Registro Nacional de Población (Renapo), pues la identidad de al menos 117 millones de mexicanos que no tienen registro biométrico está en riesgo “todo los días del año, en cualquier lugar y bajo las situaciones menos sospechosas”.

De acuerdo con previsiones del Consejo Nacional de Población (Conapo) para el inicio del 2020, en el país coexisten 127 millones 192 mil mexicanos.

La dependencia estima que con los equipos solicitados, cuyo costo asciende a 600.7 millones de pesos, en el primer año puede obtener las identidades biométricas de 50 millones de mexicanos; en el segundo, 30 millones y en el tercero, otros 20 millones.

Explicó que a partir del segundo año, el país puede tener en operación el servicio de indentificación personal, proyecto con el que se habilitarán tres servicios: registro de identidad, verificación de identidad, los cuales son indispensables para mejorar el servicio del Renapo, de manera que hacia 2023 puede tenerse la identificación biométrica de 120 millones de mexicanos.

Esto facilitaría las diversas operaciones cotidianas entre sectores público y privado mediante la identidad biométrica como apertura de cuentas bancarias, transferencias, compras, inscripciones a padrones, entre otros.

Con información de: El Universal