ANTE EL CAMBIO CLIMÁTICO, UN RUMBO SOSTENIBLE

Foto:@aaalarcont

La industria de la ropa toma conciencia y apuesta por
procesos más orgánicos.  

Ciudad de México, 14 de diciembre de 2019.- Y la moda no se
queda atrás, ante la crisis climática, le apuesta a políticas de producción más
responsables en apoyo al planeta, porque la moda en este siglo XXI, no sólo
quiere hablar de estilo y tendencias, sino de ética y nuevos hábitos de
consumo.

Su huella medioambiental y su alto impacto contaminante la sitúa en el ojo del huracán, por ello las empresas no quieren que se le señale con el dedo, y están buscado darle una nueva transformación más sostenible”.

Así lo dio a conocer el grupo Indetex, quien informó que están
buscando utilizar para los próximos años productos orgánicos como: algodón,
lino y el poliéster, en la elaboración de nuevas prendas, además de eliminar las
bolsas de plástico para este próximo año del 2020.

Esta no será la única acción, que las empresas como H&M,
Adidas, Prada, Stella MacCartney, Gucci, Burberry, Carreforur, entre otras, estén
llevando acabo; ya que buscan contribuir en bajar los niveles del calentamiento
global, restaurar la biodiversidad y proteger los océanos.

@hm

Marcas, que reconocen el peso económico que generan dentro
de la industria, pues tienen ingresos por más de 1.6 billones de dólares al
año, y  son conscientes del impacto
ambiental que tienen, por ello quieren usar energías 100 por ciento renovables
y eliminar en su totalidad el plástico.

Por su parte, marcas como H&M, Mango y Chanel, han
iniciado programas con la renta de ropa (para reutilizarla y no tirarla), y
para ello lanzaron colecciones de ropa fabricadas con materiales orgánicos o
reciclados; en el caso de Levi´s han propuesto reducir hasta un 96 por ciento
del agua que utilizan para darle el acabado al pantalón vaquero.

Foto:@hm

El presidente y fundador de la empresa Ecoalf, Javier Goyeneche, es uno de los primeros en adquirir el compromiso del cuidado del medio ambiente, decidió limpiar el fondo marino y convertir la basura en un hilo de calidad, algo que en términos de consumo energético y emisiones de CO2 tiene un impacto mucho más bajo comparado con la producción convencional de la ropa.

Con Información de: El Heraldo de México