UNO DE CADA 25 ALUMNOS TIENE DISLEXIA

El uso de la tecnología agrava el padecimiento

Madrid, España, 08 de noviembre de 2019.- Este viernes es el Día Mundial de la Dislexia, un trastorno del aprendizaje que supone la dificultad para leer a raíz de problemas para identificar los sonidos del habla y para comprender cómo estos se relacionan con las letras y las palabras.

Expertos de la Clínica Mayo señalan que la dislexia, que también se denomina “dificultad de lectura”, afecta zonas del cerebro que procesan el lenguaje.

Las personas con dislexia tienen una inteligencia normal y, por lo general, también una visión normal, inclusive la mayor parte de los niños con dislexia puede tener éxito en la escuela con la ayuda de un tutor o de un programa de enseñanza especializado.

Aunque la dislexia no tiene cura, la evaluación e intervención tempranas ayudan a adaptar el aprendizaje y mejorar el interés, y con ello se evitarían problemas de salud en los niños. 

En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Dislexia, científicos del Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid, España, advierten que el mal uso de las nuevas tecnologías y las “prisas” para que los niños aprendan a leer y escribir, a temprana edad, está agravando la dificultad de atención en muchos pequeños con este trastorno, ocasionándoles baja autoestima, ansiedad, depresión o problemas de conducta.

Las personas con dislexia tienen dificultades con la lectura, escritura y comprensión lectora.

Los científicos señalan que las tabletas,
los celulares y los dispositivos electrónicos ayudan y suponen un avance cuando
se usan bien, pero si se utilizan constantemente pueden provocar; especialmente
en niños que sufren este trastorno o el de déficit de atención, mayor impulsividad
y también frustración.

Los expertos señalan que actualmente la
prevalencia de este trastorno es entre el 5 y el 10 %; es decir, que en una
clase de 25 niños al menos uno tiene este trastorno que se relaciona con el
rendimiento académico.

Los signos que indican que un niño podría estar en riesgo de tener dislexia son:

  • Tardar en comenzar a hablar
  • Aprender palabras nuevas a un ritmo lento
  • Problemas para formar palabras adecuadamente, como invertir los sonidos de las palabras o confundir palabras que suenan de forma parecida
  • Problemas para recordar o decir el nombre de las letras, los números y los colores
  • Dificultad para aprender canciones infantiles o jugar juegos de rimas

En los niños en edad escolar los síntomas
son más visibles e incluyen:

  • Un nivel de lectura muy por debajo del que se espera para la edad
  • Problemas para procesar y comprender lo que escucha
  • Dificultad para encontrar la palabra correcta o formular respuestas a preguntas
  • Problemas para recordar secuencias de cosas
  • Dificultad para ver (y ocasionalmente escuchar) similitudes y diferencias entre letras y palabras
  • Incapacidad para pronunciar una palabra desconocida
  • Dificultad para deletrear
  • Tardar más tiempo del habitual en completar tareas que conllevan leer o escribir
  • Evitar actividades que conllevan leer

De no ser atendida, la dislexia continuará en la edad adulta y es un trastorno que tiende a ser hereditario, debido a que parece estar relacionada con ciertos genes que afectan la forma en la que el cerebro procesa la lectura y el lenguaje, y con factores de riesgo presentes en el entorno.

*Con información de:

**Mayo Clinic

**20 minutos.es

leave a reply