EL TÚNEL MALDITO.

Un corredor de ferrocarril, ubicado en el kilómetro 345 del Ferrocarril Noroeste de México en Chihuahua, guarda una tragedia sangrienta.

Cuentan que fue durante la mañana del 3 de febrero de 1914 cuando un grupo de guerrillero, encabezada por Máximo Castillo (revolucionario), detuvo un tren lleno de provisiones y personas que se dirigían hacia el pequeño pueblo de Madera, localizada en la Sierra Madre Occidental, robaron el tren y prohibieron que los pasajeros salieran de él.

Al estar dentro del túnel, un tren que venía en la misma ruta no se percató de su presencia e impactó contra el vehículo lleno de pasajeros. Este choque provocó un gran incendio, el cual consumió los cuerpos de todas las víctimas, menos el de un garrotero, el cual murió a pocos metros de la salida del túnel a causa de graves quemaduras.

El jefe de estación de Chico, Andrés Flores, informó sobre este fatal accidente en el pueblo chihuahuense donde, al esparcirse la notica los habitantes de Madera formaron un grupo y decidieron ir hacia el túnel. Al llegar reconocieron el cuerpo del garrotero y más adelante descubrieron las decenas de cuerpos completamente calcinados. El tren, por su parte, se había destrozado completamente y no era más que pura chatarra.

Los maderenses decidieron enterrar los restos de las víctimas dentro del mismo túnel, pese a que muchos de ellos eran familiares. Después los habitantes le pidieron a Dios y a las ánimas del purgatorio que los responsables de esta catástrofe sufrieran innumerables muertes ocasionadas por dolor extremo, y que regresaran al mundo bajo la forma de insectos o animales despreciables para habitar por siempre dentro del túnel.

En la actualidad, las personas que pasan por el túnel dicen que se siente un aire tan frío que logra enfriar los huesos y, cerca de la misma hora en la que ocurrió el accidente se empiezan a escuchar lamentos y sonidos de dolor que parecen provenir de cientos de bocas al mismo tiempo. Muchos de estos ruidos se le atribuyen a las ánimas en pena de los pasajeros quienes, al no ser enterrados en camposanto, regresan al túnel para revivir nuevamente la tragedia.

Por otra parte es común encontrar una gran variedad de insectos y animales, un tanto desagradables que dan un sentimiento de terror y peligro, los cuales suelen desaparecer antes de que se escuchen los gritos y lamentos de los viajeros.

Coordenadas: 29°36'43"N 108°2'32"W
*Con información de: wikimapia.org || Foto: Le Polé Martínez