TOIRE NO HANAKO-SAN, LA NIÑA DEL BAÑO.

Hanako-San es una niña fantasma que acecha en los baños las escuelas japonesas, apareciéndose en el cuarto cubículo. En Japón, el 4 es considerado un número maldito por su semejanza fonética con la palabra “shi” que hace referencia a la muerte. Los japoneses la llaman “Toire no Hanako-San”, que literalmente significa “Hanako del baño”.

La leyenda cuenta que una noche en la que Hanako había salido a dar un paseo por el colegio, se percató de que un hombre que sostenía un hacha, la estaba mirando de forma perversa y malintencionada, lo que la asustó mucho y se echó a correr de vuelva a la escuela. Ella se escondió rápidamente en el cuarto cubículo del baño, cerrando la puerta con picaporte. Sin embargo, el hombre escuchó el ruido y sabiendo donde se escondía le dijo “¡Vamos a jugar, Hanako!”. Entonces comenzó a fingir que la buscaba, hasta que llegó al baño y a hachazos, destrozó la puerta y mató a la niña.

Ahora su espíritu pena en los baños de mujeres, sin embargo, los chicos tampoco se salvan de encontrársela, ya que suele aparecerse en los sanitarios descuidados y poco iluminados.

El riesgo de encontrarse con Hanako-San es mucho mayor si están solos o solas y se les ocurre abrir la cuarta puerta, ya que estará enfurecida por haber interrumpido su privacidad.

Por otra parte, cuentan que, aunque no se abra la puerta cuatro, pero si se siente una presencia en el baño, muy probablemente se tratará de ella. La manera de averiguarlo es incitándola a manifestarse, tocando la puerta tres veces, llamarla por su nombre, o preguntarle si está allí. Aunque no es seguro que responda, si lo hace, dirá con voz baja y calmada: “Sí, estoy aquí”. No obstante, también puede responder con voz ronca y asumir un aspecto monstruoso de un engendro de tres metros de altura con tres asquerosas y viscosas cabezas de lagarto, que los dejará con pesadillas de por vida.