FANTASMAS DEL TITANIC SIGUEN SIN ENCONTRAR LA PAZ.

El 15 de abril de 1912 el mundo se estremeció con una trágica noticia: el crucero Titanic, uno de los barcos más avanzados de su tiempo, se había hundido en el Océano Atlántico. Más de mil personas perdieron la vida en esta embarcación, y las almas de muchos de ellos no han encontrado la paz.

Curiosamente, el Titanic había ganado fama por ser un barco “imposible de hundir”, gracias a su tecnología de punta. Pero sucedió lo impensable cuando el crucero chocó con un iceberg y comenzó a llenarse de agua helada ante el horror de los pasajeros. Pronto los tripulantes sucumbieron al pánico al ver que no había suficientes botes salvavidas para todos los que iban a bordo.

En la tragedia murieron mil 515 personas entre las cuales había niños y mujeres. Y parece que muchas de estas almas perdidas en el mar aún visitan el naufragio. Se rumora que sus espíritus aún visitan la zona del accidente, las exhibiciones de los objetos rescatados del crucero y otros navíos, en espera de su viaje al más allá.

Uno de los lugares vinculados al Titanic es la gran colección expo montada en el Hotel Luxor en las Vegas, donde se exhiben más de 300 objetos recuperados del naufragio, el cual también reúne una gran cantidad de historias sobrenaturales.

Entre las apariciones más comunes está una mujer de vestido negro y cabello recogido. Uno de los fotógrafos a cargo de retratar la inauguración de la exhibición paseaba por la escalera principal cuando vio a la mujer. El trabajador pensó que se trataba de parte de la atracción del hotel y le preguntó si podría fotografiarla. La mujer lo ignoró, sólo para reaparecer sorpresivamente detrás del fotógrafo. De nuevo, el profesional le preguntó si quería una fotografía pero, esta vez, la mujer desapareció en el aire.

En la exhibición de Las Vegas hay un retrato de Bruce Ismay, uno de los constructores del Titanic. Ismay es un personaje que pasó a la lista negra de la historia cuando se reveló que había huido del barco, sin importarle el abandonar a mujeres y niños a bordo. También se rumora que Bruce insistió en aumentar la velocidad del crucero a pesar de las advertencias sobre los bloques de hielo entre las olas. Es natural que otras ánimas en pena le guarden rencor. Uno de los trabajadores de la exhibición relató que una mañana encontró la fotografía de Ismay tirada en el suelo. En una de las tantas ocasiones que fue encontrado en el suelo, cuando el supervisor en turno revisó el video de seguridad de la noche anterior, vio con terror que el cuadro se descolgó y cayó al piso por sí solo.

*Con información de: 10.com.mx |Foto: F.G.O. Stuart