LOS CALLEJONES MÁS MACABROS DE MÉXICO.

CALLEJÓN DEL DIABLO, CIUDAD DE MÉXICO.
En la colonia Insurgentes-Mixcoac de la Ciudad de México, exactamente entre la Universidad y el Colegio Simón Bolívar se localiza un callejón llamado del Diablo, el cual es tan estrecho que apenas puede entrar un automóvil. Pero ¿cuál es la historia de este macabro callejón?

La leyenda cuenta que en una ocasión, pasada la media noche, un hombre borracho atravesó este oscuro callejón y cuando se encontraba justo a la mitad de este, vio, a la distancia, a un hombre que estaba apoyado en el tronco de un árbol. Con temor de que aquel hombre quisiera asaltarlo, el borracho corrió agresivamente hacía el. Sin embargo, antes de tocarlo, el hombre alcoholizado se dio cuenta que era el mismísimo demonio quien estaba recargado en aquel árbol, pues tenía un rostro maléfico, con enormes ojos rojos y una cola peluda que daba varias vueltas por sus pies. Se dice que de la impresión ¡hasta la borrachera se le bajó a aquel hombre! Quién, despavorido, corrió por toda la colonia asegurando que había visto a Lucifer.

A partir de ese hecho, se cuenta que muchos años después un hombre que se consideraba escéptico y sin miedo a nada, trató de demostrar a la población que lo que se decía acerca del callejón del diablo eran solo rumores. Así es que una noche se animó a caminar por este estrecho pasaje. Cuenta el relato que no había recorrido ni la mitad del callejón cuando vio una sombra detrás de un árbol. Evitando sugestionarse por esa visión continuó su camino, pero más adelante, la sombra que había visto a lo lejos se le acercó riéndose histéricamente. Horrorizado, aquel hombre escéptico salió corriendo hacia el final del callejón. Después de lograr escapar de este terrorífico lugar, aseguró que cuando trataba de huir de ahí, sintió cómo el piso se iba hundiendo y lo atrapaba poco a poco, advirtiendo a todos los habitantes de esta colonia que realmente había tenido un encuentro cara a cara con el Señor de las Tinieblas.

De igual manera, se cuenta que el demonio se aparece en este callejón en forma de lechuza o simplemente como una sombra.

La pregunta sería, si por alguna extraña razón no tuvieras otra opción más que atravesar el Callejón del Diablo en la Ciudad de México ¿te atreverías?