LA BRUJA DEL PUEBLO.

En un hermoso pueblo vivía un apuesto muchacho llamado Federico, quien estaba muy enamorado de su prometida, Victoria, con la cual estaba próximo a casarse. Ellos, eran hijos de los hacendados más importantes de la zona, por lo que la boda era muy esperada por todos.

En el pueblo se vivía muy bien, la gente era tranquila y alegre, sin embargo, eso cambió cuando llegó al lugar una misteriosa mujer llamada Sara que, aunque era muy hermosa, brotaba de sus ojos una oscuridad profunda y malévola.

A los pocos días de la llegada de aquella mujer, esta se encontró con Federico, y cuando lo vio se hizo pasar por una persona totalmente desvalida y le pidió ayuda a Federico diciéndole que se había lastimado el pie. Él al verla decidió auxiliarla. Así que la cargo en sus brazos y la llevó hasta su casa que se encontraba en lo profundo del bosque.

Cuando llegaron al lugar, Sara le invitó a pasar, a lo que éste aceptó, pues se encontraba hipnotizado por su belleza. El hombre le hizo saber que le parecía muy hermosa, y Sara comenzó a seducirlo, pero Federico reaccionó diciéndole que eso no podía ser, puesto que estaba próximo a casarse, así que decidió irse. No obstante, antes de que lo hiciera, la mujer lo amenazó con la muerte de su amada.

Pasaron varios días sin ver a Sara, hasta que llego el día de su boda. Todo el pueblo se encontraba celebrando por lo que no se les hizo extraño que Sara se acercará a Victoria para ofrecerle un brindis, sin embargo lo que sucedería días después a todos los dejaría aterrados.

La noche de bodas, Victoria comenzó a sentirse indispuesta, hasta que cayó en cama. Pasaron los días y empeoraba, nadie entendía lo que pasaba. De pronto a Victoria le comenzaron a salir llagas por todo su cuerpo.

Federico no la abandonaba, mientras que Victoria sufría de dolor. Finalmente, Victoria falleció y al limpiar el lecho de muerte, los sirvientes observaron con terror, cómo gusanos salían del colchón y bajo la almohada encontraron una nota que decía:

“Espero que seas muy feliz con tu hermosa esposa. Sara”.

El sufrimiento de Federico creció, pero su odio hacía aquella mujer era aún más fuerte. Ordenó la decapitación de aquella mujer que había matado a su amada, pero al buscarla nunca apareció.

*Con información de: Leyendas de terror